Batidos de caramelo

Batido de café y caramelo

Batido de manzana y caramelo

¿Le apetece un postre sabroso, refrescante y que no le empalague? ¿O simplemente una inyección de dulce para pasar un mal trago? Entonces, el batido de caramelo es para usted. Aunque no sea especialmente goloso, no podrá resistirse a alguna de las recetas que le tenemos preparada de esta deliciosa bebida. Y si es diabético, no se preocupe: no hace falta azúcar. El caramelo puede ser amargo o con edulcorante líquido y estar igual de bueno: no notará para nada la diferencia.

El batido de caramelo, aunque parezca ingeniería culinaria más propia de reposteros, es muy fácil de hacer siguiendo cualquier receta. Triunfe con las visitas de niños y mayores con poca inversión y menos esfuerzo. Puede mezclar el caramelo líquido con multitud de ingredientes para hacerlo más o menos suave, más o menos espeso o simplemente su toque personal: helados de sabores como fresa o vainilla, leche, canela, chocolate en polvo…