Batido de fresa sin azucar

Batido de fresa sin azúcar

En sólo 30 años, el número de niños con sobrepeso, con edades entre dos y cinco años, se ha duplicado. Si esto parece alarmante, espera a conocer que entre los jóvenes de seis a 19 años el número en igual periodo de tiempo se ha triplicado o más que triplicado. Sin dudas, se tratan de estadísticas alarmantes.

Si bien hay varios factores que contribuyen a la obesidad infantil, las 150 libras de azúcar que, por ejemplo, el estadounidense promedio consume cada año, parecen ser una de las principales causas.

Normalmente crecemos comiendo galletas y helados y podemos no ser obesos. Pero esto no es así en todos los casos, y más hoy en día, ante una sobreabundacia de confituras, dulces y comida chatarra.

¿Cuánto han cambiado las cosas?

Hace doscientos años, el estadounidense promedio comía sólo dos libras de azúcar al año. Hace cincuenta años el número de libras anuales era 100 y ya actualmente, como se vio, come más de 150 libras de azúcar.

No ponga tanta azúcar en su cereal

Usted puede que no coma helado y dulces todos los días ni replete su cuerpo de azúcar todas las mañanas, pero sucede que el azúcar se esconde en casi cada alimento procesado que vemos en los estantes de las tiendas de comestibles. Esto se cumple desde el pan, los cereales y bebidas, e incluso en alimentos donde menos lo esperamos como aderezos para ensaladas, salsa de tomate, yogur, galletas, hamburguesas, mantequilla de maní, frutas secas, barras de granola, salsa de barbacoa, frijoles horneados y frutas enlatadas o verduras.

Lo peor es que el azúcar puede estar incluida bajo muchos nombres diferentes, por lo que no siempre la reconocemos cuando leemos las etiquetas de los alimentos.

Obesidad infantil

Todo esto continuo consumo de azúcar aumenta el riesgo de un niño de padecer de obesidad y otras enfermedades, como la resistencia a la insulina, diabetes, ciertos tipos de cáncer, hiperactividad, asma, colesterol alto, enfermedades autoinmunes, síndrome del intestino irritable, estreñimiento, y más.

¿Qué puede hacer?

Si bien es probable que no sea necesario eliminar todo el azúcar de la dieta de su hijo, puede buscar formas para reducir el consumo de azúcar. A continuación le damos algunos consejos sobre cómo hacer esto posible:

  1. Reemplazar las bebidas azucaradas por agua pura.
  2. Utilizar salsas de frutas sobre panqueques y waffles en lugar de jarabes.
  3. Sustituir aderezos comprados en la tienda por ensaladas con suplementos o aderezos bajos en grasas.
  4. Leer las etiquetas o propiedades, incluso cuando compramos verduras y frutas en conserva, supuestamente sin azúcar añadido.
  5. Al hacer postres caseros, recortar la cantidad de azúcar si es posible.
  6. Limitar el consumo de dulces y alimentos procesados.
  7. Hacer nuestra propia granola en lugar de comprarla.
  8. Cambiar a la mantequilla de maní sin azúcar natural agregada.
  9. Reemplazar los cereales azucarados con cereales integrales que tienen poco o nada de azúcar, y luego añadir edulcorantes. De esa manera usted tiene control sobre la cantidad de azúcar en su cuerpo. Curiosamente, la mayoría de las personas terminan usando menos azúcar de esta manera.

En este sentido de disminuir el consumo de azúcar te proponemos una receta deliciosa de batido de fresa sin azúcar, la que puedes hacer para consumir una bebida saludable, en vez de las variedades compradas en la tienda, que están llenas de azúcar y/o colores artificiales y sabores.

Si sus hijos nunca han probado la leche comercial, entonces les va a encantar este batido. Si por el contrario ya estuviesen enganchados a las chuches de la tienda, entonces es posible que desee añadir un poco de edulcorante a esta receta, en aras de imitar las bebidas a las que están acostumbrados. Aún con edulcorantes, esta bebida será mucho más saludable para usted y sus hijas, que las homólogas de centros comerciales y pequeñas tiendas.

Un beneficio adicional de este batido es que es libre de productos lácteos. Los estudios demuestran que los productos lácteos pueden contribuir a muchas enfermedades, incluyendo la obesidad, entre adultos y niños.

Ahora sí, conozcamos la receta

Ingredientes:

  • 1/3 taza de almendras blanqueadas o anacardos crudos
  • 3/4 de taza de leche de almendras, leche de soya, leche de coco o una combinación de cualquiera de estas
  • 1/4 taza de jugo de piña
  • De 9 a 10 fresas medianas, frescas o congeladas
  • 1/2 cucharadita de vainilla

Instrucciones

  1. Coloca los frutos secos, la leche y el jugo en la licuadora y mezcla hasta que esté muy suave el contenido. Esto puede tardar varios minutos si usted no tiene una licuadora muy potente.
  2. Añade las fresas y la vainilla y mezcla hasta que estén muy suaves.
  3. Si se utilizan fresas congeladas, la refrigeración no es necesaria. De lo contrario, deje enfriar el batido y luego agítelo antes de servirlo.

Nota: Ajuste la consistencia mediante el uso de más o menos leche.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (No existen valoraciones)
Cargando…